BÚSQUEDA AVANZADA

X

Tipo de cocina

Características

Rango de precio

Zonas

BUSCAR
X

Salir a comer con chicos

Salir a comer con chicos

Escrita el 01/04/2014

Restaurantes para ir con tus hijos o sobrinos, en los que ellos se divierten mientras vos comes rico y tranquilo

Salir a comer con chicos puede ser difícil, no comen, tiran la comida al piso, caminan por todo el restaurante, se fastidian y hacen caprichos. Nosotros nos ponemos tensos y lejos de disfrutar apuramos el momento para volver a casa lo antes posible. O, para evitar que se pongan tediosos, resignamos el buen comer por llevarlos a un pelotero o hamburguesería. 

Pero hay restaurantes que tienen espacios para que nuestros hijos o sobrinitos la pasen bien mientras uno come rico. 

 

El Mosquito, una parrilla en Almagro, cuenta con un área de esparcimiento con juegos didácticos, disfraces, juegos de mesa, pizarrón, películas infantiles y una maestra jardinera para cuidarlos mientras comemos y hacemos sobremesa.

Pequeña Sociedad es ante todo un espacio para los más chicos con un buen menú infantil y sala de juegos para chicos de 10 meses a  6 años, en los que los cuidadores son profesionales que trabajan con ellos en grupos por edades. La carta para los adultos es algo acotada con ensaladas, tartas, sandwiches, cafés, galletitas y medialunas pero vale la pena disfrutar de una comida distendida. Además, ofrecen el espacio para eventos y festejos.

 

Canté Pri es un bar lúdico, que  los fines de semana recibe a los niños con talleres de acrobacia, teatro y música. Y para comer tiene todo lo que les gusta a ellos: galletitas, chocolatada y pizzetas junto a opciones saludables como hamburguesas de lentejas, sandwiches de pan casero y sopas. Además, ofrece espectáculos de circo y shows a la gorra. Acá está  permitido que circulen, vayan y vengan, lleven juguetes a la mesa y hagan lo que tengan ganas. Los chicos abonan una entrada de $ 20 al bar, que incluye una bebida y pueden quedarse jugando todo el tiempo que quieran.

 

El Padrino, es un enorme restaurante de la costanera  ideal para criaturas de todas las edades, el espacio para ellos es grandísimo y los juegos son variados: pelotero y calesita hasta tres años, castillo inflable para los que tienen un par de años más, metegol para los de 6 y 7 y juegos de Pc para los más grandes. El menú infantil incluye una pasta a elección, milanesa con papas fritas o puré y helado.

 

La Payuca, en sus sucursales de Barrio Norte y Palermo, es ideal para una cena familiar. Comida criolla, parrilla y ambiente campestre para los papás y pelotero, televisión, metegol, toboganes, túnles y disfraces, dos niñeras que proponen juegos didacticos y talleres plásticos,  y menú infantil con copa de  Oreo o Rockets)

 

La Escondida tiene buena calidad de carne y exquisito salad bar. En el local de Nuñez los chicos tienen una trepadora de red de soga y tobogán y en la sucursal de Palermo cuenta con un puente de madera, una tele, hojas y lápices para dibujar, bloques para hacer torres y muñecos de goma para sentarse encima y rebotar. Su defecto es que no hay menú infantil.

 

Ravellos Restaurantes combina la buena cocina con los sabores simples que le gustan a los chicos, que los fines de semana son bienvenidos con un payaso en zancos. Ya adentro, un chica los entretiene con truchos de magia y armando figuras con globos. El menú Ravellito incluye ñoquis con salsa o milanesa o pechuguita de pollo con papas fritas o puré, una chocotorta o helado y una bebida, además de una bolsita sorpresa.

 

Para los que disfrutan de un ambiente con decoración detallista y platos caseros riquísimos, Casa Mua es su opción. La carta contempla sandwiches especiales, ensaladas, canelones y picadas, además, de muy buenos dulces para el postre o la merienda. De martes a domingos hay coordinadores que los cuidadn y entretienen con instrumentos musicales, maquillaje artístico y juegos interactivos.. Dentro de los menús para chicos, se destacan las pizzas de vegetales, los wraps de jamón y queso y las patitas con puré.

 

La Soleada se destaca con sus pizzanesas, que le encantan a todos los chicos. Además, los que tienen entre 2 y 8 años tienen un amplio espacio con juegos y niñeras. Mientras comés tranquilo, podés ver cómo se divierten a través de los televisores del salón.

 

Contanos cuáles fueron tus experiencias y recomendamos otros lugares. 

Opiniones de usuarios

Subir
%>